¿QUÉ ES LA INVERSIÓN SOCIALMENTE RESPONSABLE en 2019?

La inversión socialmente responsable (ISR), que ya antes se consideraba un área de nicho para la práctica de la inversión, ahora engloba una extensa audiencia de inversión que incluye a personas físicas, grandes patrimonios y también instituciones como planes de pensiones, fondos de inversión y fundaciones. Los principios religiosos, las opiniones políticas, los sucesos concretos y el extenso cometido de la responsabilidad empresarial (esto es, la inversión ecológica, el bienestar social) impulsan esta práctica de inversión.

De hecho, la asociación profesional USSIF: El Foro de discusión de Inversión Sustentable y Responsable, en su “Informe dos mil dieciseis sobre Tendencias de Inversión Socialmente Responsable”, estima que cerca de ocho con setenta y dos billones de dólares americanos en activos bajo administración se subscriben a uno o bien más de los enfoques de inversión socialmente responsable ya antes citados, lo que supone un incremento del treinta y tres por ciento desde dos mil catorce.

Solo en los U.S.A., en torno a quinientos diecinueve compañías de inversión registradas emplean un proceso de selección social, con activos de más o menos uno con setenta y cuatro billones de dólares americanos, conforme el informe más reciente de la USSIF.

La inversión socialmente responsable expresa el juicio de valor del inversor, del que se pueden emplear múltiples enfoques. Un caso es en el momento en que un inversor evita compañías o bien industrias que ofrecen productos o bien servicios que se perciben como perjudiciales. Las industrias del tabaco, el alcohol y la defensa son generalmente evitadas por personas que tratan de ser inversores socialmente responsables.

Ya en la década de los ochenta, la desinversión de empresas estadounidenses que hacían negocios con Suráfrica recibió gran publicidad. Otro es un ranking de desempeño en concepto de lo bien que una compañía consigue no solo en las métricas financieras, sino más bien asimismo en cuestiones sociales, ambientales, de gobernanza y morales.

Los inversores con conciencia pueden aceptar una visión más holística de una compañía en el momento de tomar resoluciones de inversión, observando de qué manera sirve a sus conjuntos de interés, una rúbrica bajo la que se abarcan no solo los accionistas, sino más bien asimismo los acreedores, la dirección, los empleados, la comunidad, los clientes del servicio y los distribuidores. En este contexto, la inversión socialmente responsable busca aumentar al máximo el bienestar mientras que consigue un ROI que es consistente con los objetivos del inversor.

En la superficie, estas 2 nociones pueden parecer contradictorias. Por poner un ejemplo, puede haber un costo tácito de semejante enfoque en tanto que evita empresas y campos rentables. El tabaco, el alcohol, las armas y los juegos de azar han sido industrias rentables.

No hay que confundir la ISR con destinar una parte de los ingresos o bien comisiones de un producto financiero que percibe a una Organización no Gubernamental, fundación o bien otro organismo equivalente que tenga un fin social. En este sentido, un producto solidario fomenta la acción social, mas no necesariamente la responsabilidad social empresarial.

Mas el interrogante del millón es ¿ofrece la ISR una menor rentabilidad o bien mayor peligro que la inversión tradicional? La mayor parte de estos estudios muestran que la ISR es cuando menos tan eficaz desde determinado punto de vista de rentabilidad-peligro como la inversión tradicional, sino más bien mayor. La ISR deja además de esto un mejor control de los peligros de las compañías y actividades en las que se invierte.

Deja un comentario